Entrevistas -

"Universidades y sector productivo deben entenderse mutuamente"

José Luis Solleiro, investigador de la UNAM

AUTOR: Sergio Zúñiga

Hay que hacer un trabajo de muy largo plazo, y avanzar en crear una cultura empresarial, que le dé la justa importancia a la innovación, como parte de la actividad sustantiva de una empresa. Algunas no invierten en innovación, porque ni siquiera lo tienen en su radar. Muchas piensan que el tema es una responsabilidad del gobierno, y se equivocan rotundamente. Aún cuando el sector público invierte más en investigación que el privado o empresarial, lo invertido no es mucho

Dr. José Luis Solleiro, investigador de la UNAM

Tanto las universidades como las empresas deben entender la naturaleza de sus respectivas misiones, para lograr acuerdos entre ambos sectores que no afecten la naturaleza de sus labores, sin que esto implique que no puedan cooperarse entre sí.

Así lo enfatiza  José Luis Solleiro, investigador mexicano del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y que estará de visita en el país para compartir sus conocimientos sobre cooperación entre sectores para la innovación, durante el II Congreso Nacional de Innovación 2014, que se realizará del 8 al 11 de setiembre de este año, en el auditorio del Consejo Nacional de Rectores, en Pavas.

A continuación un resumen de la entrevista realizada previa a su llegada.

¿Cuánto de rezago hay en América Latina en materia de acceso a la innovación y como está impactando la región?
−Creo que la región tiene aproximadamente 20 años de rezago; esto impacta la sociedad en una baja productividad, estancamiento económico, falta de oportunidades para las empresas, una preferencia por lo extranjero, y por supuesto impactos sociales importantes, como los que vive la sociedad latinoamericana en materia de desigualdad, desempleo. No se puede generalizar la situación en todos los países latinoamericanos, pues se ve que existen algunos que están mejor posicionados, como Chile, Brasil, Costa Rica y México;  esto no  quiere decir que no les haga falta mejorar en la innovación.

¿Cuál es la relación que debe haber entre las universidades públicas, el Estado y la empresa privada?
−Debería ser una relación de cooperación, más fluida y de mutua comprensión. Las universidades deben entender cuáles son las prioridades del sector productivo, y en el caso de que les ofrezcan cooperación, debe basarse en problemas reales y concretos de las empresas. La empresa, por su parte, debe entender que la misión fundamental de la universidad es la enseñanza y la investigación para reforzar la enseñanza; entonces, que no esperen que la oferta de conocimientos de las universidades sirva para hacer automáticamente un gran negocio. Se trata de cooperación: uno pone una cosa y la otra también.

¿Qué pueden hacer empresas que no tienen relación con la academia, para innovar en sus proyectos de emprendimiento o empresas ya establecidas?
−Que tengan claridad que sobre cuáles son sus problemas y sus oportunidades; parece una tontería lo que acabo de decir, pero la mayoría de empresas que he visitado, no están conscientes de sus problemas; entonces, para que la innovación funcione, primero necesitan tener claro cuál es el objetivo del cambio y cambiar en aquellas cuestiones que representan  el mayor problema. Una vez que está ubicado el problema, se buscan las soluciones. Las empresas suelen limitarse mucho, no despliegan el abanico de posibilidades, entonces realmente si la empresa hace un acto creativo, va a encontrar opciones de cooperación con universidades, institutos, y empresas; lamentablemente a las empresas latinoamericanas no les gusta cooperar con otras empresas, hay unos celos mal entendidos.

Cuéntenos de la charla que dará  en el Segundo Congreso Nacional de Innovación en Costa Rica.

−Vamos a ver sobre buenas prácticas de la relación de la Universidad con las empresas; cómo mejorar la oferta de conocimientos; cómo tener mejores acercamientos a las empresas; cómo mejorar y cambiar el marco normativo de las universidades, porque un impedimento muy serio que tienen los marcos normativos es que no permiten el intercambio de servicios de estas con el sector externo.

Esta entrevista fue publicada originalmente en la edición del Semanario Universidad del 20 de agosto del 2014.